EL “Señor” Ganó, Gustó y Goleó

En una tarde soleada en Florencio Varela, al equipo del “Señor” se le abrió el arco y ganó 4 a 0 jugando un partido, desde el 1er minuto hasta el último, impecable.

El D.T. Pancho Fassa paró un equipo con un montón de volantes con buen pie para así abastecer al único punta, Adrián Carnevale. A los 15 minutos del primer tiempo luego de un error defensivo, Silvio Cañete la acarició a un palo del arquero local para decretar el 1 a 0. A partir de ahí el equipo Aliancista tomo confianza y tranquilidad para manejar los tiempos del partido y así el arquero Alejandro Cabral en ese lapso final del primer tiempo no pasó ningún sobresalto.

Ya en el segundo tiempo el conjunto local, con más fervor y empuje que fútbol, se lo empezó a llevar por delante al equipo visitante y fue ahí que a los 5 minutos por doble amarilla tuvo que dejar el campo de juego Adrián Rodriguez. A partir de ahí los 10 jugadores que quedaban tuvieron que redoblar el esfuerzo y con un cambio  táctico, ingresó Santiago Castillo (delantero) y se retiró Juan Pablo Reboredo (volante), el albinegro comenzó a encontrar los espacios. Ya cuando transcurrían los 15 minutos en una pelota parada, la zurda de Silvio Cañete no hizo más que poner el balón en la cabeza del goleador Adrián Carnevale y decretar el 2 a 0 parcial. Luego 5 minutos más tarde otra jugada elaborada, en el laboratorio de Pancho Fassa, centro de Silvio Cañete, cabezazo de Adrián Carnevale para bajársela a José Dalmas, que no tuvo más que empujarla para poner las cosas 3 a 0. Y faltando 10 minutos para que termine el partido llegó la frutilla del postre, el cuarto gol, con una excelente habilitación de Silvio Cañete para Adrián Carnevale que al quedar mano a mano con el arquero local se la picó y decretó el delirio de todos los jugadores de Nueva Alianza. El encuentro continuó de la misma manera, vinieron los últimos cambios en el conjunto visitante, Flavio Godoy por Carlos Chong y de Gustavo Alvarez por Adrián Carnevale para hacer pasar el poco tiempo que le quedaba al encuentro, hasta que el árbitro pitó el final. El abrazo y la alegría reinante entre todos los jugadores, demostró que, con un equipo unido y cumpliendo cada uno su función, se van a cosechar mas triunfos que derrotas.

Esta entrada fue publicada en Noticias, Senior y etiquetada . Guarda el enlace permanente.